Sa Tuna: esa felicidad de aislarse en la Costa Brava en pleno agosto

En Sa Tuna no hay coches, ruidos ni rascacielos. Y lo que es mejor: hay mucho turquesa, mucho verde y poca gente.